Con el cuento de la guerra todo subía de precio ¡La puya y la locha no valían nada!


 
PuyaLocha copia



Con el cuento de la guerra todo subía de precio. La puya y la locha no valían nada por Oscar Yanez. Introducción de Víctor Torrealba.

Haciendo una búsqueda por Internet me encontré un jocoso artículo, escrito por Oscar Yanes que me hizo reír bastante por la similitud con lo que esta pasando actualmente en la economía Venezolana. El artículo hace referencia a la época de 1940 durante la Segunda Guerra Mundial y su incidencia en la economía de la época, pero si lo trasladamos al 2014 y a nuestra supuesta “Guerra Económica” veremos una gran parecido. Dicho esto, paso a transcribir el artículo.

Con el cuento de la guerra todo subía de precio. La puya y la locha no valían nada por Oscar Yanez.
La puya y la locha hicieron más historia que la misma moneda llamada bolívar. La puya, (el centavo) y la locha (el cuartillo) eran el lenguaje entre el bodeguero y el pulpero en una Venezuela arrugada por las enfermedades y la pobreza.

La puya y la locha decidían la suerte del hombre humilde. Cuando comenzó la II Guerra Mundial, el Gobierno nombró una Junta Reguladora de Precios para acabar con la especulación.

Ya la gente estaba obstinada, pues con el cuento de la guerra todo había subido de precio. La puya y la locha no valían nada. Antes de la conflagración se compraba un plátano horneado en un restaurante “de medio pelo” por dos lochas, al comenzar la guerra te pedían un real. 12 bolívares te cobraban por una caja de tomates que costaba siete, con 28 kilos de tomate. El ñame a cuarenta bolívares los cien kilos y antes de que Hitler invadiera Polonia se compraba normalmente por ocho bolívares.

Una señora “pegó un grito”, en el mercado de San Jacinto, cuando le pidieron una locha por un jojoto. -¿Y tú como que crees que soy turista?- preguntó indignada y se fue a la Junta Reguladora de Precios. Vinieron cuatro fiscales embraguetados y comenzaron a averiguar los precios. Uno de ellos se hizo pasar por un cliente e interrogó al vendedor de aguacates:
-¿Cuánto vale un aguacate?
-A cuatro lochas, señor.
-¿Y no me rebaja ni una ñinga?
-No puedo, vale.
Entonces el fiscal sacó su credencial y gritó duro para que oyeran todos:
-¡Está preso, por no respetar la lista de precios!
El kilo de caraotas en el Mercado Libre de Catia costaba doce puyas; los jojotos a seis por dos lochas; los mangos a cinco por una puya y los huevos a seis por bolívar; el ñame guinea a dos lochas el kilo y los tomates manzanos a ocho puyas el kilo.

En la vida nocturna caraqueña, en 1938, la locha tenía un valor especial. Las mujeres que trabajaban en centros nocturnos fichaban a los clientes. “El arte de fichar” se cumplía a cabalidad cuando el cliente veía a una moza bien dotada y la invitaba a bailar, entonces ella, “muy tímida”, decía en voz baja: “Pero antes vamos a tomar algo, porque salir a la pista con un hombre que no conozco me da pena”. El sujeto, gafo él, decía para sus adentros: “¡Ay mamá!, me cayó una venadita”.
-¿Qué quieres, mi amor? -¡Un anís -inmediatamente le ordenaba al mesonero- Nicanor, un anís! Por cada anís le daban cuatro lochas (un real), pero al terminar la primera pieza, le agarraba las manos al “amigo” y le imploraba: ¿No te molestas si pido otro anís, pero doble? El hombre, pensando “ya es mía, ya es mía. Quiere liberarse”, respondía: “No te preocupes mi vida y ella gritaba, sin pudor: “¡Nicanor, otro anís! Pero doble, porque no sé qué me pasa”. Venía entonces el anís que salía por ocho lochas. A las 12 de la noche el ingenuo cliente estaba más limpio que “talón de lavandera” y rascado.
Ella, como una “chompa”, lúcida, pues el anís que le servían no era anís sino agua con azúcar, tenía su cartera llena de fichas.
Así son las cosas. Oscar Yanez”