Dinero en el ciberespacio: Procesadores de pago online

como-vender-fotos-por-internet

Por Econ. Héctor Jiménez


MEDIOS DE PAGO

Todo instrumento, que posibilite las transacciones económicas entre compradores y vendedores, es un medio de pago. Siendo las monedas y billetes, los más comunes y universalmente aceptados.

Sin embargo, últimamente, el manejo de efectivo ha ido perdiendo terreno. Desplazado, por innovadoras herramientas de transferencia de fondos, entre los agentes económicos.

Entre estos novedosos MEDIOS DE PAGO, podemos mencionar:

Tarjetas de crédito y débito
• Transferencia electrónica de dinero
• Gifts Card (tarjetas de regalos)
Billeteras (wallets) de bitcoin
• Procesadores de pago online


PROCESADORES DE PAGO ONLINE

Un procesador de pagos online, es un servicio ofrecido por algunas empresas privadas, a través de sus sitios web. Mediante este servicio, arbitran los intercambios económicos en línea, de sus afiliados. Pudiéndose, incluso, enviar y recibir dinero a través de ellos.

Los intercambios pueden ser entre empresas y clientes, entre empresas y proveedores, o entre personas naturales. Con los procesadores de pago, podemos cancelar nuestras compras, en páginas como Ebay o Amazon. También, podemos, a través de ellos, recibir honorarios por servicios prestados como Freelancers (trabajadores independientes). Y, además, enviar o recibir dinero de un familiar, sin importar el lugar del mundo donde se encuentre.

Un procesador de pagos, no es una cuenta bancaria, aunque nos permita depositar y retirar dinero. Por lo que debe usarse, con la finalidad exclusiva, de realizar transacciones comerciales en Internet, no para acumular nuestro patrimonio en ellos.

Una diferencia, entre un procesador y una cuenta bancaria, es que el primero no paga intereses por el capital depositado, y tampoco, genera un número de cuenta. Además, el usuario de un procesador de pagos, sólo puede realizar transacciones con afiliados al mismo procesador. A diferencia de una cuenta bancaria, que permite realizar traspasos monetarios, entre distintos bancos.

Debemos tener presente, asimismo, que los fondos de los ahorristas en entidades bancarias, están garantizados por ley. Y, en caso de quiebra del banco, podría recuperar la totalidad o una parte de su patrimonio. Pero, no sucede así el dinero que se confía a un procesador de pagos. El cual, es entregado a todo riesgo, por parte del usuario. Este elemento de peligro, hace recomendable “no tener todos los huevos en una misma canasta” y hacer uso de más de un procesador para sus transacciones. Manteniendo en ellos, el mínimo de dinero necesario, para las operaciones a realizar.

Aunque con riesgos y limitaciones los procesadores de pago online presentan ciertas ventajas:

• Afiliación sencilla y con escasa documentación.

• Facilidad de uso para cualquier persona.

• Cobran menos comisiones, que los bancos, por transferencias internacionales.

• Cobran un monto menor, de lo que cobran las tarjetas de crédito, por concepto de intereses.

• Permite participar en el comercio electrónico, aún a aquellas personas, que no tienen tarjetas de crédito ni cuentas bancarias internacionales.

• Se puede comprar, o vender, productos online.
• Facilita a los emprendedores, ofrecer sus productos y servicios, a escala global.

• Se puede recibir el pago de honorarios por teletrabajo, sin importar si la empresa se encuentra en otro país.

• El dinero, mantenido en un procesador de pagos, se expresa en divisas internacionales, como el dólar, euro, libra esterlina o yen. Por lo que está exento, de los riesgos que implica una devaluación, o una alta y continuada inflación, en el país de residencia del usuario.

• Los procesadores de pagos, realizan la conversión de divisas automáticamente, a la preferida por el afiliado. No importa si el depósito, es producto de la venta de un producto, pagado en euros. Si se estableció el dólar como moneda, el saldo se reflejará en dicha divisa.

• Intervienen como mediadores en las transacciones, cuando una de las partes no está satisfecha. Generándose una disputa, a través de la cual, se busca la avenencia y satisfacción de ambas partes.

• Algunos procesadores de pago, emiten tarjetas de crédito y débito. Pudiendo ser virtuales, o del tradicional plástico.

• Aunque, el dinero en saldo, en un procesador no está asegurado, como el que se deposita en un banco. Es bueno dejar en claro, que son empresas que funcionan bajo estrictas regulaciones gubernamentales, por parte de los países donde tienen sus sedes principales.

• Al usar un procesador de pagos, en transacciones electrónicas, se evita suministrar los datos de la cuenta bancaria, tarjeta de crédito o débito. Sólo necesitamos nuestra dirección de email. Nunca se expondrán datos personales, y financieros, de los usuarios. .

Existen muchos procesadores de pago, unos más conocidos que otros. Diferenciándose, entre ellos, por su país de origen, por las divisas con que operan, y por las comisiones (fees) cobradas.

A la hora de elegir un procesador de pago, el interesado debe sopesar la trayectoria del mismo. Así como, el uso que le dará (algunos, no son de general aceptación en el comercio electrónico).

El procesador más utilizado, en la mayoría de los países del mundo es Paypal. Opera desde 1998, y tiene su sede en Estados Unidos. Paypal, es aceptado como medio de pago, por una gran cantidad de empresas que laboran en Internet. Y, es casi obligado, comenzar con él, la experiencia de comprar y vender en el ciberespacio.

Otro procesador de pagos popular, es Payza, con sede en Inglaterra. Es de funcionamiento parecido a Paypal , aunque con una menor penetración a nivel de tiendas online. Tiene la ventaja adicional de trabajar con Bitcoins, y sirve como billetera virtual de la criptomoneda.

Neteller , está en el mercado desde 1999. Y, brinda la posibilidad de generar una tarjeta de crédito o débito virtual. Una vez completado el proceso de afiliación, se informa de los códigos de la tarjeta al usuario, para que pueda ser empleada en sus transacciones en la web. Puede, además, enviar la tarjeta en físico, si así se solicita.

En el 2005, hizo su estreno Payoneer , como procesador de pago. Con la novedad de ofrecer, a través del US Payment Service, una cuenta bancaria virtual en los Estados Unidos, a nombre del titular de la cuenta Payoneer. Esta cuenta virtual, no genera intereses, pero ofrece la posibilidad de otorgar una tarjeta de débito física.

Skrill, Perfect Money, Solid Trust Pay, EgoPay, OkPay; son otras empresas, entre muchas más, que ofrecen la posibilidad de hacer uso del dinero en Internet. Cada una de ellas, tiene sus características particulares, que el lector interesado puede conocer, navegando en la web.

Los procesadores de pagos, son una respuesta práctica e inclusiva, a la urgente necesidad, de consumidores y proveedores, de hacer uso de Internet, como espacio de negociación.

Respuesta, no encontrada en los mecanismos de cambio tradicionales, como el efectivo, los cheques, las transferencias bancarias y las tarjetas de debito o crédito.

La mayoría de los usuarios, de los procesadores de pago, jamás tendrán en sus manos los billetes y monedas, reflejados en sus saldos. Se transmuta, a algoritmos y códigos binarios, el dinero en circulación. Se virtualiza el intercambio comercial, y globaliza el flujo de capitales, sin importar fronteras ni regulaciones.

Quizá sea pronto para valorar las transformaciones, que ha posibilitado Internet, en nuestras relaciones personales y monetarias. Sin embargo, no creeré al que niegue sentir vértigo, ante la infinidad de posibilidades, de un futuro, que ya nunca más será lejano.

 

 

Otros articulos relacionados con Bitcoin

 

 

NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. H. J. Jiménez, @13CarpeDiem13 .