La Divisibilidad del Dinero


 
GF0NT5P1--647x231[1]



Por Yoskira Cordero (Dic 2013)

La historia del dinero evidencia los continuos avances tecnológicos para mejorar el funcionamiento del dinero, en términos institucionales, legales, sociales y políticos.
Antes de utilizarse el sistema de intercambio indirecto: dinero per se, se utilizó el sistema de intercambio directo conocido como el Trueque. Pero este no fue práctico para ser utilizado extensivamente por las desventajas de intercambio y crecimiento económico, entre sus desventajas la doble coincidencia de necesidades (un bien por otro bien) y la divisibilidad exacta de los bienes para ser transados. Este sistema generaba altos costos de transacciones para realizar actividad comercial, según Paulo, jurista romano, “el origen del dinero se debe a las dificultades de que adolece el comercio de simple trueque de mercancías y opina que pueden ser eliminadas mediante una institución oficial: el dinero” (Menger, 1871). En este sentido, el dinero no solo es un instrumento sino tambien es una institución. Mucho antes un pensador que no pasa de moda como Aristóteles (1133) afirmaba que “la moneda hace conmensurables todas las cosas, pues todo se mide por la moneda” (Scheifler, 2002).

En nuestra época el dinero es entendido como “instrumento de intercambio”, posee caracteríticas y cumple funciones también. En general se reconocen como funciones básicas para ser dinero y poder utilizarse para transar sin generar por sí mismos costos adicionales a las personas, las siguientes:

* Medio de cambio
* Unidad de cuenta
* Depósito de valor
* Patrón de pagos diferidos

El dinero es para algunos una tortura al no disponer de él y para otros una recompensa por el sacrificio de horas de ocio. Para el mercado financiero es el agregado monetario de mayor liquidez y para los bancos centrales es una institución, un bien que debe regularse para que no genere efectos negativos en el sistema de precios. Una de las caracteríticas que determina su uso para que no genere problemas al transar, es que posea características mínimas, una de ellas: ser divisible. Es decir debe tener capacidad de adaptarse al precio de mercado de cualquier bien o servicio.

Debe existir en toda economía tipos y números de piezas monetarias de baja denominación que le permita a las personas comprar independientemente de la expresión numérica: entera y decimal en el valor de los bienes y servicios. El dinero es el activo más líquido, es el único que en el corto plazo puede convertirse en otro activo sin generar pérdidas adicionales en la transacción (Fernández et al., 2003). Para Miller y Pulsinelli (1992) las propiedades deseables del dinero son como mínimo: portabilidad, durabilidad, divisibilidad, uniformidad y reconocimiento.

Para Ortiz (2001) “la divisibilidad es una atribución muy deseable en un medio de intercambio, dado que cuando una unidad monetaria tiene un valor muy alto, y no es divisible, es inoperable para la realización de pequeñas transacciones”. Lo que quiere decir, sí el efectivo no es fácilmente divisible surgen fricciones, limitaciones o dificultades para efectuar eficientemente las transacciones. Las fricciones disminuyen la efectividad de determinadas medidas económicas, desestabiliza el sistema de precios, desvirtúa la decisiones de los consumidores e intensifica la vulnerabilidad de la economía.

Si el efectivo es escaso, entonces: ¿Los costes de transacción de la actividad comercial se incrementan?, y ¿se acelera la pérdida del poder adquisitivo?. lamentablemente: Si. Aparentemente las monedas o sencillo parece ser algo más que una molestia de peso en los bolsillos, no es correcto subestimarlas.

Dinero de baja denominación es hablar moneda fraccionaria

Aquella que tiene un valor nominal inferior al valor de la unidad de cuenta oficial de un determinado país. Para Grillet (2001) “son los múltiplos y submúltiplos de la unidad monetaria, que componen el llamado “cono monetario”; son los nombres dados a las monedas, que usualmente reflejan su valor”. Fue Roy Harrod (1969) el primero en sintetizar tres características de la moneda fraccionaria:

* El valor que la moneda contiene es menor que el valor de la moneda cuando se usa como dinero;
* La moneda posee poder liberatorio sólo hasta cierta cantidad limitada;
* Poseedor de lingote no puede acuñarlo de pleno derecho, aunque lo deseen.

Lo que quiere demostrar, es que la cantidad de dinero que circula en un país es el resultado de consideraciones económicas, políticas incluso sociales. No se acuña e imprime dinero de forma espontánea, sino de acuerdo a lo que determinen estudios de demanda y oferta de dinero que realiza el Banco Central de cada país, quien además es el ente monopolista con potestad y responsabilidad de emitir monedas y billetes, siendo en consecuencia la casa de la moneda el canal institucional para realizar este
importante trabajo de acuñar e imprimir el dinero.

Nota: Extracto de investigación de Y. Cordero expuesta ante FONACIT 2013.