El Primer Pirata en las Costas de Venezuela


 
piratas en Venezuela
El Primer Pirata en las Costas de Venezuela por Víctor Torrealba
Viendo el otro día una de las tantas películas de “Piratas del Caribe” me entró la curiosidad de saber quien fue el primer pirata que incursionó en las aguas venezolanas. Antes de que todos empiecen a decir que fue Cristóbal Colón, les comento que lo excluí de esta investigación, ya que su actuación en suelo venezolano, no encaja dentro de la definición tradicional del pirata, es decir el individuo dedicado a realizar robos y secuestros de embarcaciones en alta mar, y esporádicamente, a hacer cortas incursiones de pillaje en tierra firme. Habiendo dicho esto comenzaré con la historia.




El 2 de Agosto de 1498, en el 3er viaje de Cristóbal Colón hacia las Americas, ocurre la primera vez que los españoles tocaban el continente Americano y especificamente las costas Venezolanas. Colón llegó a la desembocadura del río Orinoco, después de haber pasado frente a la isla de Trinidad. La mayoría de los historiadores afirman, que posteriormente al recorrer la costa de Paria buscando una salida al mar abierto, descubre las islas de Margarita, Coche y Cubagua.

Poco después de su descubrimiento, otros navegantes europeos confirmaron la existencia de ricos yacimientos de perlas en la Isla de Cubagua, cuya explotación dio origen al primer establecimiento español en Venezuela, el cual creció rápidamente, debido al auge económico originado por la explotación de perlas, convirtiéndose en corto tiempo, en la primera ciudad fundada por los españoles en Venezuela y Sur América recibiendo el nombre de Nueva Cádiz alrededor del año 1515. Nueva Cádiz se convirtió en un importante aporte económico para la Corona Española y era una metrópolis que deslumbraba por la cantidad de barcos que atracaban en sus puertos.

La guerra con Francia, inciada en 1522, abría la oportunidad para que osados aventureros obtuvieran patente de corso para azolar las posesiones españolas de ultramar y el 23 de Julio de 1528 aparece frente a Cubagua el mayor navío que hasta entonces no se había visto en las aguas de la Isla: un galeón francés de 240 toneladas. Era el primer barco enemigo que osaba entrar en el corazón del imperio español trasatlántico y escogio la diminuta Isla de Cubagua, como su principal objetivo.

El capitán de la nave francesa corsaria era un antiguo vecino de Nueva Cádiz, su nombre era Diego de Ingenios. Ingenios esperaba obtener un cuantioso botín en su incursión, obligando a los pobladores de Nueva Cádiz a entregar, los cargamentos de perlas que pronto serían enviados hacia España.

Los pobladores de Cubagua no pensaban entregar su riqueza al corsario sin pelear y, aunque disponían sólo de cinco cañones contra los 45 del galeón, se dispusieron de todas formas a organizar la defensa comandados por el Alcalde Mayor, Pedro de Herrera. Increíblemente el Alcalde Herrera hizo venir a los jefes principales de los indios guaiqueríes, pueblo nativo de la región, y a pesar de que los nativos eran esclavizados por los españoles, los convenció de que lo ayudaran en la batalla para expulsar de esas aguas a los corsarios.

Con escasas armas y media docena de pequeñas piezas de artillería, naves militares españolas partieron de Cubagua, ayudados por algunas naves que habían acudido desde Margarita en su socorro y una inmensa flotilla de piraguas de aguerridos nativos guaiqueríes, se da lugar la primera batalla naval del continente.

Después varias horas de combate y escaramuzas, los insulares lograron repeler el ataque, y los piratas derrotados y maltrechos, desistieron del saqueo insular ante la pérdida de 35 de sus hombres. El capitán Ingenios, encontrando mucha mayor resistencia de la esperada, decidió levar anclas y se retiró con sus piratas sin haber conseguido ningún botín.