¿Por qué existe “DÓLAR TODAY”?

Untitled2

Todo tiene un precio

Productores y consumidores tomamos diariamente decisiones. Para que las mismas sean óptimas, utilizamos información relevante. La guía para decidir en la economía proviene de los precios de los diferentes bienes y servicios. Y el tipo de cambio es, sencillamente, uno de esos precios: ¿Cuántos bolívares cuesta un dólar? Así de simple.

Con esta información se resuelven, entre otras, cuestiones tales como:
La cantidad de bolívares que necesitamos para viajar al exterior.
El precio de venta, en bolívares, de las mercancías importadas.
El costo de producción de un bien que haya utilizado materias primas compradas a otros países.

Como vemos, el valor del tipo de cambio es un insumo importante a la hora de resolver asuntos que van de lo más sencillo a lo más complejo. La inexistencia de datos del precio de nuestra moneda, con respecto a la divisa norteamericana, deja a los tomadores de decisiones en una situación de incertidumbre.

Para la fecha actual, febrero de 2017, Venezuela sufre un control de cambio desde hace 14 años, mediante el cual el gobierno nacional fija el precio del dólar.

Según este mecanismo al 1º de febrero de 2017 un dólar DEBE cambiarse por:
Bs. 10, de acuerdo al Tipo de Cambio Protegido (DIPRO), exclusivo para alimentos y medicinas, y
Bs. 689,53, de acuerdo al Sistema Marginal de Divisas (SIMADI), para otros fines distintos al DIPRO.

Nada tendría de particular que un gobierno fije los precios de algunos bienes y servicios, incluso del tipo de cambio. El problema surge cuando las cantidades ofrecidas a esos precios son inferiores a las cantidades demandadas (ya sea de pan o de dólares), dejando a algunos compradores fuera del mercado oficial.

Y esta es la tragedia de nuestro control cambiario: la limitada oferta (¿o la ilimitada demanda?) de divisas. Lo cual obliga a aquellos que por una u otra razón no acceden a los dólares asignados por el régimen a buscarlos en el llamado mercado paralelo, que no es más que el mercado negro que engendra todo control de precios.

Ahora bien, esos dólares que son ofrecidos en el mercado paralelo, siendo producto de una demanda insatisfecha en el mercado oficial, de entrada deberían tener un precio mayor al fijado por el control cambiario.

Ese precio respondería a las necesidades de los demandantes, a lo que estos estén dispuestos a pagar por cada dólar. La persona que oferta podrá colocar cualquier precio, a lo cual el que demanda tomará la decisión de comprar o no.

Estas transacciones son reales, se dan diariamente en diferentes espacios, incluso fuera de nuestras fronteras, y el valor al cual se transan las divisas son reseñadas por diferentes medios, siendo el portal web “Dólar Today” uno de los más conocidos.

Estas fuentes alternativas de información son la respuesta al silencio, o la falta de credibilidad, de las autoridades económicas venezolanas. Y cumplen el importante papel de facilitar los tratos entre compradores y vendedores al reducir los costos de transacción, ahorrándoles el tiempo, las molestias y el dinero, que tendrían que invertir los negociantes al buscar ellos mismos dicha información.

Sin olvidar nunca que los datos suministrados por estas fuentes son tomados sólo como referencia y no como precio “oficial” del dólar.

Untitled


Bloqueo y censura como política económica

Recientemente (26 de enero de 2017), la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, solicitó al Tribunal 52º de Control del Área Metropolitana de Caracas una medida cautelar innominada de suspensión y bloqueo del portal web “Dólar Today”, alegando como presunta infracción: “publicar información falsa respecto al tipo de cambio no oficial en Venezuela”.

A lo cual es obligado preguntarse: ¿Cómo se determina que la información del tipo de cambio publicada por el portal web es “falsa”? La misma acusación reconoce la existencia de un “tipo de cambio no oficial”, entonces, el mismo debería tener un precio (o varios) de acuerdo a la realidad de los mercados donde se transen bolívares por dólares. Al final, el precio real del dólar o de cualquier otra mercancía es el que esté dispuesto a pagar el comprador.

Y ¿Por qué los precios de Bs. 10 y Bs. 689,53 (para el 1º de febrero de 2017) son verdaderos? Son oficiales, de acuerdo, pero: ¿A qué criterio e intereses responden?


¿Y si no existiera “Dólar Today”?

“Dólar Today” comenzó sus publicaciones en 2010, y nació con la misión de “informar a los venezolanos del precio del dólar paralelo”, de acuerdo a su actual presidente el coronel retirado Gustavo Díaz Vivas. Para ello muestra en su página web varios valores de cambio del bolívar por el dólar, explicando a la vez cómo se calculan, explicación que, por cierto, no nos dan los responsables de fijar el tipo de cambio oficial.

Así, podemos encontrar en el portal de internet https://dolartoday.com/, entre otros muchos datos de la economía y del acontecer político de Venezuela, un recuadro con los siguientes precios de la divisa norteamericana en bolívares:

El DÓLAR SIMADI, es el precio oficial de la divisa que rige las operaciones en el sistema financiero venezolano. El mismo es fijado por el Banco Central de Venezuela (BCV), de acuerdo al comportamiento de la oferta y la demanda.

El DÓLAR IMPLÍCITO, se calcula con información suministrada por el BCV en su página web, para ello dividimos la liquidez monetaria o M2 (cantidad de bolívares en circulación)entre las reservas internacionales, para un momento dado. Indica cuál es el respaldo en dólares de los bolívares emitidos por el BCV. Para el 1º de febrero de 2017 el mismo estaba calculado en 1.023,71 Bs. por dólar. Es decir que cada dólar de las reservas internacionales respalda la cantidad de 1.023,71 bolívares.

El DÓLAR CÚCUTA, se basa en la tasa de cambio que se establece en la ciudad fronteriza de Cúcuta, para la compra – venta de dólares por bolívares, vía transferencia electrónica.

Y finalmente el DÓLAR TODAY, que es la cotización que rige las transacciones de la moneda estadounidense en mesas de dinero en la ciudad de Caracas entre agentes económicos privados.

Si no fuera “Dólar Today” sería otro el origen de la información sobre el valor del tipo de cambio en Venezuela… Y ese otro sería igualmente acusado por el régimen de causar todos los males económicos, y de toda índole, de nuestro país. Tener un chivo expiatorio es en realidad un gran alivio para un gobierno que no hace política económica, que hace únicamente propaganda.

Por eso, si no existiera “Dólar Today”, los asesores del presidente Nicolás Maduro le recomendarían crearlo.

NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. H. J. Jiménez, @13CarpeDiem13 .

Leave a Reply