Compra y Venta de Deuda. A propósito de Venezuela y Goldman Sachs


 
Venta de Deuda1Titular de prensa: “Venezuela vende con descuento parte de su deuda petrolera a Goldman Sachs”.
Se lee en el http://www.elnuevoherald.com/ el 01 de diciembre de 2.014, advirtiendo que es una información originada de “fuentes cercanas a la operación” pero que “hablaron bajo condición de anonimato”. Reseña no confirmada a su vez ni por Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del mundo, ni por el gobierno de Venezuela.




Pero para los efectos de este artículo, no importa si está confirmada la información o no, pues simplemente la usamos para ilustrar una operación muy frecuente en el mundo de las finanzas: La compra y venta de deuda con descuento.
La razón por la cual un acreedor estaría interesado en vender sus derechos sobre la deuda de un cliente puede ser por una cuestión de tiempo, de dinero o de riesgo (o de las tres simultáneamente).
De tiempo: Permite al vendedor de la deuda no tener que esperar al vencimiento de la misma para recibir el pago.
De dinero: Permite al vendedor de la deuda recuperar liquidez en el momento de la transacción.
De riesgo: Si el vendedor de la deuda sospecha que el deudor podría incumplir en el futuro sus obligaciones se guardaría del complejo proceso de cobro de un impago.
Hasta aquí pareciera que todo es ventaja para el que vende, pero sabemos que la economía así no funciona, sino que la contraparte también percibe un beneficio en la transacción.
Hay varias razones por las que un banco de inversión estaría interesado en comprar deuda:
Son especialistas en este tipo de operaciones.
Aunque suponga un desembolso al día de hoy, dará beneficios a futuro por el descuento aplicado al momento de la compra.
Incluso, aquellas deudas que se encuentren morosas o con alta probabilidad de estarlo pueden ser compradas a precios “de remate” y realizar las acciones legales para recuperarlas, en su totalidad o en parte.

Un aspecto a destacar es que cuando el acreedor decide vender sus derechos en el mercado secundario (parte del mercado capitales dedicado a la compraventa de valores que ya han sido emitidos en una primera oferta en el mercado primario), puede sufrir pérdidas sobre la inversión que realizó inicialmente, lo que no sucede si los títulos se mantienen hasta su vencimiento. Si se venden antes de esta fecha, se asume el riesgo de que la venta se realice a un precio inferior al de adquisición de los valores, según las circunstancias del mercado.
Ahora volvamos al ejemplo de la venta de deuda de Venezuela que comentamos al principio: Se trata de “obligaciones por más de $ 4.000 millones que República Dominicana le adeudaba a Venezuela por el crudo suministrado a través de Petrocaribe… financiados a largo plazo con una tasa de interés de uno por ciento anual, a un plazo de 23 años y dos de gracia”.

Venta de Deuda2La operación permitiría a Venezuela recibir dinero a muy corto plazo por ceder a Goldman Sachs los derechos sobre la deuda adquirida por República Dominicana a 25 años (es decir, quien asume la espera es la banca de inversión). Pero a cambio Venezuela acepta un DESCUENTO, que consiste en anticipar el monto de un crédito antes de su vencimiento por un valor menor al contratado inicialmente.
En el caso que nos ocupa este descuento sería del orden del 59 % del valor de la deuda, es decir sólo le pagarían al acreedor 41 % de lo adeudado. La espera entonces será muy dulce para Goldman Sachs porque significa una ganancia de 59 %, nada mal por ver caer los granos de arena en el reloj. Recordemos además que el comprador podría vender o cajear (por otros títulos o valores) esa misma deuda nuevamente por un valor mayor al de adquisición dada la solvencia del país obligado sin tener que esperar, en caso que necesite liquidez, como al parecer le pasa al gobierno de Venezuela actualmente.
Los inversionistas han advertido que aceptar un descuento tan gigantesco, del 59 %, envía al mercado financiero global la peores señales acerca de la salud financiera de la nación que lo admita. Existe obviamente una desesperada necesidad de liquidez cuando eso pasa que obligaría a nuevas ventas en caso que el flujo de caja no se restablezca. De hecho se rumora que Goldman Sachs actualmente sostiene conversaciones con el gobierno venezolano para alcanzar un acuerdo similar sobre la deuda petrolera de Jamaica.
A la espera de la confirmación de la noticia hemos aprovechado el rumor para repasar estos conceptos tan comunes en las finanzas, esperando que el lector pueda sacarle provecho cuando la información sea dada como cierta por las partes involucradas, o por la realidad…

NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. H. J. Jiménez, @hjjc13 . Invitamos enviar aportes o sugerencias sobre Compras y Ventas de Deudas, como el Caso de Venezuela y Goldman Sachs a [email protected]