Fondos buitre: ‘Depredadores sociales globales’


 
Imagen BUITRE



La frase entre comillas que acompaña el título de este artículo fue acuñada por la presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, y en verdad que ellos, los argentinos, saben de fondos buitre. Los mismos planean amenazadoramente por el sur desde el año 2.001, año en el cual una severa crisis obligó al país austral a protagonizar la mayor cesación de pagos (default) de la historia económica reciente por un monto de 100.000 millones de dólares.

Continuando con la prosa encendida de Cristina Fernández de Kirchner: “los buitres son las aves que comienzan a volar sobre los muertos; los fondos buitre sobrevuelan sobre países endeudados y en default”.

Ahora nos toca aventurar una definición un poco más técnica pese a sacrificar el dramatismo de las palabras de la presidenta de Argentina. Un fondo buitre es un fondo de capital de riesgo o fondo de inversión libre, especializado en la compra en el mercado secundario (el que se genera por la compra venta de valores luego de ser adjudicados por primera vez directamente del emisor al comprador) de deudas de estados o empresas al borde de un default o de la quiebra.

¿Y por qué habrían de comprar esos instrumentos (bonos, pagarés) en una situación extremadamente negativa para el emisor de la misma? Dada la situación de quiebra de una empresa o default de un Estado, quienes posean los bonos de sus deudas estarán desesperados por venderlos, por lo que podrían aceptar un precio muy por debajo del valor nominal (el precio original al ser emitidos las acciones o bonos en el mercado primario). Los fondos buitre podrían lograr rebajas y pagar sólo un 20% del valor nominal, por ejemplo… Y entonces llegado el momento, y aquí descubrimos lo acertado del calificativo, buscar litigar en tribunales u organismos financieros internacionales por el total de la deuda, obteniendo ganancias considerables, en caso de lograr sentencias a su favor.

Es quizá la práctica más salvaje y calculadora de los mercados financieros, y ejemplifica el uso del dinero no como medio de inversión para la creación de riqueza sino como instrumento de poder y de especulación que se reproduce en manos de quien lo posee aun a costa de otros.

Imagen BUITRE peqEs una operación financiera censurada por casi todos los organismos internacionales, incluyendo el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, debido a que afecta los programas de alivio de las deudas de los países más vulnerables económicamente, ya que tienen como regla de conducta no participar en los procesos de negociación de pagos y se niegan a todo acuerdo con el deudor para reestructurar sus obligaciones en cuanto a montos y plazos conservando el derecho a cobrar la totalidad de la deuda en los términos acordados originalmente. Por este comportamiento a los fondos buitre también se les conoce como “holdouts” (del inglés to hold out: quedarse afuera) ya que no participan en las negociaciones que se lleven a cabo entre el deudor y todos los demás acreedores.

Aunque el caso argentino es el que está actualmente en las noticias, otros países han sido víctimas de los fondos buitre: Liberia, Zambia, Congo, Perú, Ecuador, por mencionar algunos. Pero es un error pensar que no están a la espera de lanzarse sobre otros países, inclusive los europeos que sufrieron graves crisis económicas recientemente (recordemos a Grecia y a España, por ejemplo). Quizá los holdouts hayan participado en la compra de la deuda de estos países en sus momentos más difíciles y sólo esperan el momento oportuno para reclamar el pago íntegro de esos bonos, independientemente del monto que hayan pagado por los mismos.

Así que, cuando veamos a un Estado declarar que no puede cancelar sus compromisos solicitando la reestructuración de su deuda haciendo caer en picada la cotización de sus bonos y aumentando el riesgo país, miremos hacía arriba, seguramente veremos sobrevolar sombras infaustas en el cielo, que nos harán sentir temerosos ante el poder del dinero cuando se usa sin escrúpulos.

NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. H. J. Jiménez, @hjjc13 . Invitamos enviar aportes o sugerencias sobre Fondos buitre a [email protected]