¿Qué es la FUGA DE CAPITALES y cómo nos afecta?


 
dolar-volador



Fuga de capitales es un término que siempre va a estar asociado a: Expectativas, incertidumbre, desconfianza, crisis, corrupción, entre otros.

Podemos definirla como: La salida desde un país hacia el exterior de dinero y bienes, en cantidades importantes y en periodos de tiempo cortos, en busca de mayor seguridad y rentabilidad o para evadir controles, leyes y el pago de impuestos. Es un dinero que se sustrae del circuito económico y por lo tanto se pierde su capacidad de generar producto, empleo y riqueza en el país de origen, ya que no regresa.

Los inversionistas internacionales preferirán economías que garanticen tanto la rentabilidad del dinero invertido, como la seguridad de repatriar sus ganancias a los países de origen, cuando así lo deseen y en las cantidades que necesiten. Por lo que abandonarán aquellas naciones cuyos gobiernos no sean “amigables” con las inversiones venidas del extranjero y se marcharán a destinos más prometedores. Pero al igual que los foráneos los empresarios criollos también tratarán de resguardar su patrimonio y estarán atentos a las señales que las autoridades emitan en cuanto al tratamiento de las ganancias y el capital, para tomar la decisión de mantener o no su dinero en el país.

Si las señales emitidas por los responsables de la política económica son negativas, la salida de capitales se combinará con el cese de las entradas de nuevas inversiones para provocar desequilibrios en la cuenta capital de la balanza de pagos (la cual refleja los flujos de dinero en la economía). Y estos desequilibrios podrían llegar a generar consecuencias negativas en indicadores claves de desempeño económico, como por ejemplo el monto de las reservas internacionales, la tasa de interés, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), el desempleo, el tipo de cambio y la inflación. Cómo vemos no es un mal menor, si no que por el contrario todo gobierno del mundo deberá procurar que sus políticas públicas, fiscales y monetarias, así como su marco jurídico, atraigan capitales foráneos y no ahuyenten al nacional.

dolares1


¿Qué causa la fuga de capitales?

• El incremento de impuestos sobre el capital:
Cuando los gobiernos elevan la presión fiscal sobre las ganancias de las empresas desincentiva las nuevas inversiones y motiva a los inversionistas a buscar países con menores cargas tributarias.

• Expectativas negativas sobre el desempeño futuro de la economía:
Este es uno de los principales factores desencadenantes de la extracción de recursos del circuito económico. Si se avizora un futuro con turbulencias los empresarios podrían optar por esperar un mejor momento para invertir su dinero, o si se espera lo peor, sencillamente llevar sus ahorros e inversiones a otro lugar. Además si las expectativas se relacionan a una posible devaluación futura, se procurará cambiar la posición patrimonial en moneda local a divisas, para protegerse e incluso lograr alguna ganancia, en caso de que se produzca efectivamente la temida devaluación.

• Inseguridad jurídica:
Cuando se hace la evaluación previa para emprender se considera el marco jurídico del país donde se asentará dicho emprendimiento. Se estudian las “reglas del juego” y en caso de ser aceptadas se espera que las mismas permanezcan en el tiempo. Las naciones cuya debilidad institucional genera poca seguridad jurídica y no garantiza los derechos de propiedad de los agentes económicos, ahuyentan a los empresarios, los cuales aspiran a que no se cambien las condiciones previas a la toma de decisión de invertir y de producirse una modificación, esperarían el debido respeto de lo que le pertenece y recibir la debida compensación cuando sus activos sean afectados.

• Inestabilidad política:
Las guerras, los conflictos internos, la falta de independencia de los poderes públicos, generan incertidumbre y aumentan el riesgo de invertir y conservar el dinero en un país.

• Políticas económicas proteccionistas:
Los controles de precios, de cambio, tasas de interés, legislación laboral favorecedora de la conflictividad entre el patrón y los trabajadores, desincentivan a la creación de nuevas empresas ya sea con recursos foráneos o internos.

• Control de cambio:
En teoría un régimen de control de cambio debería evitar la salida de divisas y proteger las reservas internacionales, de hecho es el argumento clásico esgrimido por las autoridades monetarias a la hora de implantarlo. El mismo puede ser efectivo en un primer momento, pero cuando el se prolonga en el tiempo se convierte en una limitante para las nuevas inversiones internacionales, ya que los empresarios no podrían convertir sus ganancias a divisas en la cantidad y el tiempo deseado. Si el control de cambio se combina a su vez con regulaciones a la repatriación de capitales, complica aún más el panorama.

• Inflación elevada:
La inflación persistente y elevada erosiona el ahorro de familias y empresas, cuando una economía la sufre por mucho tiempo se comienza a “despreciar” la moneda nacional, prefiriendo colocar el patrimonio en moneda verdaderamente fuerte, por lo que aumenta la demanda de divisas, las cuales pueden ser llevadas al exterior o guardadas en casa.

corbis2

• Corrupción:
El blanqueo de capitales mal habidos por parte de funcionales públicos, colocados en cuentas de Suiza, Andorra o Panamá, es un ejemplo lamentable de fuga de capitales, y mucho más común y pernicioso de lo que quisiéramos. El caso de Venezuela es antológico, Transparencia Internacional nos ubica entre los diez países más corruptos del globo para el año 2015. Se ha denunciado como a pesar de la crisis, ciudadanos venezolanos compran propiedades e inauguran empresas en Madrid o Miami, sin que haya un conocimiento claro del origen de esa .riqueza. Prácticas como la sobrefacturación de importaciones, la asignación discrecional de las divisas, el cobro de comisiones por la compra de armas a naciones con una reputación igualmente corrupta y el desvío de recursos públicos destinados a obras o a la importación de medicinas y alimentos, son algunas de las prácticas, de una gama muy variada, que han perfeccionado los gobernantes de nuestro país en los últimos años.

LO GRAVE DE LA FUGA DE CAPITALES ES QUE ES UN DINERO QUE PODRÍA GENERAR EMPLEO Y RIQUEZA EN LA ECONOMÍA QUE ABANDONA. Asimismo, cuando se agrava en montos y duración, crea presiones sobre las reservas internacionales, utilizadas para defender el valor de la moneda local, “quemando” recursos que podrían utilizarse para importar alimentos, medicinas y maquinarias o para emprender obras públicas que mejoren los servicios públicos y la calidad de vida de los habitantes.

Una pérdida permanente de recursos hacia el exterior creará a su vez condiciones económicas desfavorables, aumentando el riesgo y la incertidumbre, lo que mantendrá el grifo de dinero abierto. El goteo sólo podrá cesar cuando los desencadenantes del mismo hayan sido suprimidos.


NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. Héctor Jiménez, @13CarpeDiem13

Leave a Reply