Razones para no limpiar una moneda


 



Una de las inquietudes del coleccionista profano es tener su colección monedas que brillen y que tengan un aspecto nuevo, importando más el brillo que el desgaste de los detalles de las improntas de la moneda. Las monedas envejecen y con el tiempo en su superficie se forma una película protectora por la oxidación del metal, que de ser bonita tiene un gran valor numismático. Algunas monedas de plata forman una pátina de color dorada o azul, o incluso iridiscente (arcoíris) que será apreciada por muchos numismáticos.

Si usted está vendiendo monedas de oro o plata, no debe tratar de limpiarlas, esto podría reducir el valor de las monedas, no aumentarla. Muchos coleccionistas de monedas en realidad el valor de la mancha que la edad trae consigo-lo llaman “pátina” y cree que le da el carácter de la moneda. Además, muchos coleccionistas aficionados accidentalmente devaluar sus monedas durante la limpieza, haciendo rayas en el metal.

No limpiar las monedas
Muchos coleccionistas sólo compran monedas cuyo aspecto les confíe que no hayan sido limpiadas con anterioridad. Los buenos coleccionistas aprecian más la apariencia original de una moneda que el brillo artificial logrado al limpiar la moneda con un producto químico. Los productos químicos contienen ácidos que hacen que se pierdan las primeras capas de metal, reemplazando la lustre o pátina original de la moneda por un brillo no genuino que hace que pierda valor numismático. Además en monedas de cobre o latón estas rápidamente volverán a oscurecerse tomando un color desigual, artificial y horrible en muchas ocasiones. Limpiar monedas es parecido a restaurar obras de arte, y sólo profesionales conocen las mejores técnicas a aplicar en cada caso.

Razones por las que no limpiar una moneda
1) Generalmente la moneda pierde valor “si nos damos cuenta” que ha sido limpiada al notar una lustre artificial.
2) A veces por tratar de limpiar una moneda con un producto ácido se le causa un daño irreparable, desgastando la moneda al remover capas de metal, y es por eso que es preferible no intentar limpiarla.
3) Una pátina no es mala, sino que además es una protección natural para la moneda. Una buena pátina no debe ser eliminada. Si se quita, la superficie brillante recién expuesta se oxidará otra vez, causando una pérdida leve del metal de la moneda y entraremos en un círculo vicioso.

4) También es común que se raye (hairlines) al frotarla con un trapo tanto al limpiar como al secar la moneda.
5) Nunca limpiar monedas calidad Proof ya que sus campos están muy pulidos y es muy fácil dejar pequeños arañazos (hairlines).
6) No existe producto que devuelva la lustre original de ceca a nuestras monedas.