VENEZUELA POTENCIA ¿Cuáles son los países más corruptos del mundo? ¿En qué lugar está Venezuela?

corrupcion_politica

Por Econ. Héctor Jiménez

“Si bien ningún país está exento de corrupción, los países en el extremo superior (los menos corruptos) comparten características de gobierno abierto, libertad de prensa, libertades civiles y sistemas judiciales independientes”, sostiene el informe de Transparencia Internacional (TI).

Puntualmente, como lo ha hecho todos los meses de enero desde 1995, la Organización no Gubernamental TRANSPARENCIA INTERNACIONAL (TI), publicó su influyente ÍNDICE DE PERCEPCIÓN DE LA CORRUPCIÓN (IPC).

Mediante este indicador, se revela en qué países los ciudadanos perciben, en mayor grado, si sus gobiernos son corruptos. Se evalúa el clima de la opinión pública nacional, a través de encuestas a empresarios y especialistas. En las consultas, la muestra tiene la posibilidad de plasmar sus experiencias, como víctimas directas o indirectas de este mal. No nos dice el IPC, el monto en dinero de los recursos malversados. Nos indica, más bien, el grado de propagación de las prácticas defraudadoras del erario público, percibido por los encuestados.

Debido a la rigurosidad técnica, y a la seriedad de la organización que calcula el IPC, sus resultados son apreciados como un indicador valido, de la integridad de la gestión pública.

Los resultados del IPC en relación a Venezuela, para este año 2017, no nos sorprenden. Ratifican a nuestro país, como el más corrupto de América Látina. Lugar que ha ocupado, invariablemente, desde hace varios años.

Veamos los resultados publicados:

Se evaluaron 176 naciones.
El índice va de 1 a 100 puntos. Donde los valores menores se asocian a mayor corrupción y los valores cercanos a 100, indican menor corrupción.
En esta escala Venezuela obtuvo 17 puntos. El peor resultado de Latinoamérica y el Caribe. Desde 2014, ha permanecido en este lugar, sin mejoras significativas en su IPC.
Para 2017, Venezuela ocupa el puesto 166º, de los 176 países evaluados. Muy cercano al país con menor transparencia, Somalia, que obtuvo 10 puntos.

El Top Ten para este año 2017… Y, LOS MÁS CORRUPTOS SON:
Primero, Somalia, con 10 puntos.
Segundo, Sudán del Sur, 11 puntos
Tercero, Corea del Norte, 12 puntos
Cuarto, Siria, 13 puntos
Quinto, Libia, Sudán y Yemen, 14 puntos
Sexto, Afganistán, 15 puntos
Séptimo, Guinea-Bisáu, 16 puntos

OCTAVO, VENEZUELA, 17 PUNTOS

odebrecht-1-770x533

Un ejemplo fresco

En el caso Odebrecht, en un tribunal, altos ejecutivos de la empresa, confesaron haber pagado desde 2006 a 2015, a funcionarios y políticos venezolanos, 98 millones de dólares en sobornos.

¿Por qué nos debe importar?

La corrupción no es algo ajeno a nosotros, amigo lector, a la larga nos toca muy de cerca a todos, afectando nuestra calidad de vida material, en principio. Para luego perturbarnos espiritual, psicológica y moralmente, en lo personal y en lo colectivo.

Es un problema que va más allá del político, que se aprovecha de su posición privilegiada, para beneficiarse indebidamente, en perjuicio del “pueblo” al que dice defender.

No deberían ser válidas posiciones tolerantes y cómplices, reflejadas en frases de uso popular, como por ejemplo: “todos al final roban cuando llegan al poder”, o “no importa que robe si deja robar a los demás”, y mucho menos aquella de “a mí no me den sino ponganme donde haya”. Las mismas, muestran una injustificada resignación, por parte de los ciudadanos. Muestran cierta tolerancia, incluso complicidad, ante conductas cada vez más censuradas por parte de organismos internacionales y de la opinión pública mundial.

La Organización de las Naciones Unidas, incluso ha consagrado un día del año, el 9 de diciembre, como el día internacional contra la corrupción. En respuesta a la difusión de este azote por el mundo, especialmente en los países más pobres y de menor fortaleza institucional.

afiche-corrupcion-_cuando_le_roban_al_estado_le_rogan_a_usted1


LA CORRUPCIÓN trasciende la simple apropiación indebida de la cosa pública:

• Es un obstáculo, a los esfuerzos de muchas naciones en el mundo, por lograr un mayor grado de desarrollo económico y equidad social.

• Es un problema moral, menoscaba el orgullo de los ciudadanos, de pertenecer a la nación que la tolera (por mucha patria que se pregone).

• Provoca la pérdida de legitimidad de los gobernantes corruptos, induciendo una reacción generalizada de irrespeto a la autoridad a todo nivel por parte de la población, derivando en ingobernabilidad.

• La pérdida de confianza, en las más altas autoridades, los referentes éticos de la nación, engendra recelo en todo funcionario y en todo proceso administrativo, generando sentimientos de desasosiego y desamparo en la población. La cual, muchas veces, asume la postura de participar en las conductas deshonestas, como un mecanismo de sobrevivencia.

• Es un problema económico, originado por el manejo inadecuado de recursos, que podrían haber contribuido a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

• Ahuyenta las inversiones internacionales, de empresas no interesadas en ser parte de maniobras fraudulentas, en complicidad con políticos venales.


¿Por qué afecta más a los más pobres?

Por dos razones:

1.- Se desvían recursos que podrían destinarse a la atención de las necesidades primordiales de la población: salud, educación, seguridad, transporte. Disminuyendo la oferta de estos servicios básicos por parte del gobierno cuyos principales demandantes son quienes no pueden pagar por ellos, es decir los más pobres.

2.- Por otra parte, la corrupción generalizada, puede ser “maniobrada”, e incluso aprovechada, por quienes poseen recursos para participar, o para no verse afectados, directamente por ella. Las coimas y sobornos permiten a quienes puedan pagarlos obtener privilegios a corto plazo.

Quizá la bonanza de vivida por Venezuela, gracias a los altos precios del petróleo, hasta hace apenas cinco años atrás. Permitió “robar y repartir”, silenciando las voces de quienes advertían, como Casandra, sobre la corrupción y el despilfarro.

Hoy en día, al bajar los precios de los hidrocarburos, desde el año 2014 en adelante, y sin recursos para atender las grandes necesidades de la población, se ha comenzado a entender la magnitud de la devastación cometida.

Hay culpables, pero… ¿Habrá justicia?

NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. H. J. Jiménez, @13CarpeDiem13 .

Leave a Reply