¿Sufre Usted de Ilusión Monetaria?


 
fuerza copia



Por. Econ. H. J. Jiménez

Una vez vi a un niño entrar a una tienda llevando en sus dos manitas unidas las monedas que había guardado en su “cochinito” por varios meses. El encargado gustoso aceptó canjeárselas por billetes para que pudiera tener su dinero de manera más manejable y le entregó dos billetes equivalentes a la cantidad de monedas que el niño le daba. El pequeño primero se quedó mirándolo con sospecha y luego pidió a su madre una explicación, ya que se sentía robado… Su mamá le dijo de todo lo que podía para consolarlo, claro no le dijo a su hijo que estaba sufriendo de un caso clásico de Ilusión Monetaria.

Una de las funciones del dinero, además de ser depósito de valor y medio de cambio, es servir de unidad de cuenta (medir en términos monetarios el valor de un bien o servicio, lo que llamamos precios). El dinero pues sirve para cuantificar el valor de cambio de todo lo transado en el sistema económico, ya sea los alimentos, los libros, los pasajes aéreos, los sueldos y salarios, la entrada al cine, etc.

Cuando nos enfocamos sólo en el número impreso (la denominación, valor facial o valor nominal) de los billetes y monedas que tenemos en nuestras manos, los contamos y sumamos para cuantificar nuestra riqueza sin atender a lo que realmente podemos comprar (valor real) con ese dinero, en la cantidad de bienes y servicios en los que se traduce, decimos que sufrimos de ilusión monetaria.

Ocurre por ejemplo cuando le dan a escoger su pago mensual entre Bs. 10.000 (fuertes, claro) ó £ 950 (libras esterlinas). Si Ud. no sospechara que esta fuera una pregunta capciosa, ni tuviera información acerca de los tipos de cambio internacionales y le ponen sobre la mesa una “paca” de 200 billetes venezolanos de Bs. 50. por una parte y por la otra 19 billeticos de 50 libras esterlinas. Si Ud. decide por los bolívares atendiendo al número y la cantidad de billetes y desprecia el pago mencionado en libras esterlinas (cuya cantidad £ 950, usted podría comprar mayor cantidad de bienes y servicios en cualquier parte del mundo que con los Bs. 10.000), Usted está siguiendo un espejismo en el desierto.

Otro caso de Ilusión Monetaria, se produce cuando después de un año de alta inflación, digamos 36 %, su patrono le ofrece como “recompensa por su esfuerzo y su compromiso con la empresa” un aumento de sueldo de 15% (haciéndolo en realidad 21 % más pobre).

Así, que sí veo que Ud. “salta y brinca” con ese anuncio, me acordaré nuevamente de aquel niño con las manos llenas de dinero, con el que comenzamos este artículo.

NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. H. J. Jiménez, @13CarpeDiem13 . Les invitamos estimados lectores enviar sugerencias sobre Ilusión monetaria a [email protected]