La Triste Historia de la Casa de Moneda de Caracas (Parte I)


 
Casademoneda copia



La Triste Historia de la Casa de Moneda de Caracas por Víctor Torrealba

Revisando en Internet noté que la mayoría de los países Latinoamericanos, que compartimos una historia independentista de España muy similar, sus antiguas Casa de Moneda Coloniales, las han convertido en importantes Museos Nacionales en donde con orgullo muestran parte de la Historia Numismática de su nación sobre todo en esa época tan importante de la historia del país. La Casa de Monedas de Caracas cuenta algo totalmente diferente, y hasta es triste leerlo pero es nuestra realidad y debemos saber de su existencia, para que podamos en un futuro corregir esos errores. Dicho esto, paso a narrarles la historia.

La primera Casa de Monedas de Caracas (1802-1830)

La historia de la acuñación de monedas en el país se inicia en la época de la Capitanía General de Venezuela, cuando en 1802 se acuñaron en Caracas piezas de cobre, imperfectas en su cuño y con carácter de seña. Esta primera Casa de Moneda de Caracas, estaba ubicada en la esquina de Veroes.

La época de la Independencia marcó la actividad de esta Casa de Moneda, que funcionó durante 15 años con varias interrupciones, cambiando de manos en muchas ocasiones entre realistas y patriotas. El instituto estuvo en poder de los patriotas republicanos hasta la ofensiva realista de 1814. Al perderse por segunda vez la República, el General español Pablo Morillo en 1815 ordenó la clausura de sus actividades. Sin embargo, al año siguiente, debido a la necesidad imperiosa de monedas circulantes para abastecerte el comercio local y gastos de la guerra, una Real Orden decretó su reapertura, efectiva el 1 de octubre de 1816. El General Pablo Morillo, acuñó una nuevas monedas entre 1817 y 1821, con una nueva maquinaria que hizo traer al país. Con el triunfo de las armas libertadoras en Carabobo se puso fin a las actividades realistas en la Casa de la Moneda de Caracas, siendo ahora los patriotas los que acuñan monedas entre 1821 y 1823. Debido a que existían dificultades en el suministro de recursos de metales para las labores y en la distribución, se ordenó su clausura el 31 de enero de 1823.

Por seis años quedan suspendidas las actividades del establecimiento, utilizándose pesetas españolas de diversos años reselladas en Caracas para suplir circulante. El 14 de agosto de 1829 se autorizó el restablecimiento del local y se decretó la acuñación de 40.000 pesos en cuartillos de real macuquinos. Finalmente el 5 de julio de 1830, el Congreso acordó cerrar definitivamente el establecimiento.

casademonedadecaracas copia

Actual fachada de la Casa de Moneda de Caracas

La Segunda Casa de Monedas de Caracas (1886-1889)
En el contexto histórico, Venezuela se separaba de la Gran Colombia (1830) y el circulante creció a expensas de las monedas extranjeras y la acuñación de piezas nacionales en el exterior. Décadas más tarde, en 1885, en el tercer y último período de gobierno del general Antonio Guzmán Blanco tuvo lugar el establecimiento de la segunda Casa de Moneda de Caracas, para sustituir el circulante extranjero por moneda nacional.

El General Antonio Guzmán Blanco firmó un convenio con empresa francesa C. A. La Monnaie para la instalación de una nueva Casa de la Moneda con sede en Caracas, y cuya materia prima sería el oro extraído de las minas de Guayana. La nueva Casa de la Moneda fue inaugurada por Guzmán Blanco el 16 de octubre de 1886 y estaba instalada en Caracas en la avenida Norte 4, número 48, en la antigua calle del Comercio, en una casa de dos pisos que hacía esquina frente a la esquina de Caja de Agua. Esa esquina fue llamada El Cuño, nombre que aún conserva y que deriva, precisamente, de la actividad que realizaba. La primera moneda de Oro acuñada en esta ceca se le obsequió a Guzmán Blanco era una moneda de oro de Bs.100 y fue bautizada como Pachano. El año 1886 la moneda extranjera fue declarada mercancía y fue prohibida su importación, medidas que permitieron a Venezuela tener un sistema monetario propio.

Por inconvenientes con la compañía contratista La Monnaie, la cual se encargaba del funcionamiento de la ceca, a los 3 años de operaciones se liquida y clausura el establecimiento. Con el cierre del Cuño de Caracas, a partir de 1890 las monedas venezolanas se acuñaron en el exterior, en diferentes países y diferentes empresas.

Hasta ahora hemos visto la parte heroica y de gran orgullo de nuestra Casa de Moneda de Caracas, Pero todo este patriótico y heroico esfuerzo, no fue suficiente y la parte triste de la historia comienza ahora.

Te invito a seguir leyendo la segunda parte de esta historia aqui La Triste Historia de la Casa de Moneda de Caracas (Parte II)

Leave a Reply