La Moneda Social ‘El Mirandino’ (2006) Auge y Caída


 
mirandinopluss



La Moneda Social ‘El Mirandino’ (2006) Auge y Caída por Victor Torrealba

En septiembre 2006 el extinto Ministerio de la Economía Popular (Minep) actual Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social (MPComunas) puso en marcha una “Moneda Social” denominada “el Mirandino” creada para el intercambio alternativo de bienes y servicios. La figura monetaria, bautizada en honor al prócer Francisco de Miranda, fue puesta en circulación; según dijeron los miembros del Ministerio “en forma experimental”; entre los asistentes de la IV Feria para la Economía Popular de venta de útiles y uniformes escolares, en la ciudad de Caracas, Venezuela.

El Auge
El Ministerio de la Economía Popular (Minep), organizador de la Feria, informó que unos 6.000 trabajadores públicos fueron incluidos en el programa, estos trabajadores recibieron los mirandinos como parte de su bono de útiles escolares. A cada empleado se le entregaron unos 50 mil bolívares (BsF 50) en mirandinos, lo que equivale a unos 300 millones de bolívares (BsF 300.000) circulando entre las cooperativas de la feria como mirandinos, los cuales fueron de uso exclusivo para la compra de productos y servicios durante la feria. Los trabajadores tenían la promesa de que aquellos empleados que no gastaran todos sus mirandinos recibirían un reintegro mediante las cuentas de nómina.
La moneda fue presentada en “vales” de tamaño similar al de los billetes de curso legal, con valor nominales de 1.000, 2.000 y 5.000 mirandinos a razón de un bolívar por cada mirandino.
Las cooperativas que vendieron sus productos y servicios, recibieron los mirandinos como pago por su mercancía, ya que el gobierno les había prometido que los podían cambiar por Bolívares en las oficinas del Ministerio para la Economía Popular posteriormente.

La Caída

Esta iniciativa de “Moneda Social” implementada por el Gobierno fracasó por la premura con que implemento, y la poca información previa sobre como funcionaba este mecanismo de intercambio. Inicialmente no fue bien recibida por los trabajadores, debido a que fue similar a los sistemas de pago usado por los latifundistas de antaño, quienes pagaban con fichas a sus jornaleros, las cuales sólo eran válidas para usar en las bodegas y pulperias, propiedad de los mismos hacendados.

En principio este “ensayo” consistió en entregarles a unos 6.000 empleados de diferentes entidades públicas, 20% del bono anual Bs.50.000 (BsF 50) –que les correspondía legalmente por útiles escolares según contrato colectivo– en la moneda “mirandino”, y posteriormente se obligó a estos trabajadores a adquirir útiles y uniformes escolares en un sitio, lugar y día predefinido, a cooperativas previamente determinadas por el Gobierno y en los precios que éstos fijaron. Se les eliminó así a estos trabajadores el derecho a elegir libremente dónde, cuándo, cómo, a quién y a qué precio querían adquirir los bienes que requerían, con el dinero que les correspondía.
Un fenómeno que decidió la suerte del Mirandino fue que al abandonar la feria, como los Mirandinos sólo tenian valor dentro de la misma “y no se debian cambiar por dinero”; muchos trabajadores; motivados a la desconfianza de poder recuperar su dinero y a la necesidad inmediata de liquidez; vendían los Mirandinos que les quedaban (por Bolívares) en un precio menor que su valor Nominal.

Algunos cooperativistas señalaron que no tenían claras las condiciones de funcionamiento de esta moneda alternativa. Las dudas sobre las denominaciones de los mirandinos o sobre los mecanismos de intercambio propuestos fueron expresadas por algunos de los vendedores. Adicionalmente a muchos cooperativistas se les complicó al hacer el canje de los mirandinos a bolívares, debido a los tramites burocráticos que tuvieron que hacer.

El Final
Después del análisis de lo ocurrido en diversas ferias de economía popular, algunos directivos del Ministerio de la Economía Popular (Minep) advirtieron que los mirandinos sólo fueron una experiencia y El billete mirandino desapareció del léxico del Minep.