¿Con cuántos billetes te pagarán el NUEVO SALARIO MÍNIMO en Venezuela? Trae tu saco


 
bolivares_100



Desde hace por lo menos tres años, desde el 2013, se viene solicitando al gobierno nacional y al Banco Central de Venezuela (BCV) actualizar el cono monetario, incorporando al mismo nuevos billetes, con denominaciones mayores a las actuales.

El CONO MONETARIO es el conjunto de todas las monedas y billetes de curso legal que emite el banco central de un país.

Recordemos un poco: El 1º de enero de 2008, los venezolanos estrenamos una “nueva” moneda, el bolívar fuerte (Bs.F.), y con ella se puso en circulación un nuevo cono monetario. Los billetes pasaron a tener denominaciones de 2, 5, 10, 20, 50 y 100 bolívares fuertes, que equivalían a las anteriores denominaciones pero sin los tres ceros (2.000, 5.000, 10.000, 20.000, 50.000). Se trató de una reconversión monetaria, que agregó de paso un nuevo billete, el de Bs.F. 100, inexistente hasta la fecha.

Cono monetario de la reconversión

Lo que muchos de nosotros no recordamos es el anterior cono monetario, vigente hasta el 31 de diciembre de 2007. Específicamente: ¿Cuál era el billete de más alto valor facial en 2007? Era el de Bs. 50.000. Y el tipo de cambio a esa fecha era de 2.150 bolívares por cada dólar.

• En el 2007, con el billete de más alta denominación en Venezuela, previo a la Reconversión Monetaria, se compraban 23,25 dólares (Bs. 50.000 / 2.150 Bs./$).

• Estos valores se mantuvieron en enero de 2008, es decir, el tipo de cambio era de 2,15 bolívares fuertes (tres ceros menos) por cada dólar y un billete de Bs.F. 50 equivalía a los mismos $ 23,25 (Bs.F. 50 / 2,15 Bs.F./$).

Pero para el 27 de octubre de 2016, la moneda norteamericana se cotiza, al tipo de cambio oficial del Sistema de Divisas Complementario (DICOM), en 658,4679 bolívares por cada dólar, es decir, con Bs. 50 compro hoy solamente 0,07 dólares (SIETE CÉNTIMOS DE DÓLAR: Bs. 50 / 658,4679 Bs./$).

• El billete de mayor denominación en nuestro país, el de Bs. 100, puede cambiarse apenas por 15 centavos de dólar (no pagaría ni siquiera el pasaje en bus en países como Panamá o Ecuador, que usan el dólar como moneda de curso legal). Esto coloca a nuestro billete de 100 como el de valor facial más alto con menor poder adquisitivo en el mundo, para octubre de 2016. “Pura bulla”, como diríamos en criollo.

Todo lo anterior nos da una idea de cuánto se ha devaluado el bolívar en apenas ocho años, lo cual por cierto no es culpa de la reconversión monetaria, si no de las equivocadas decisiones que en materia de política económica ha puesto en práctica el gobierno nacional.

Las monedas, en metal y en papel, son instrumentos utilizados por los agentes económicos para realizar sus transacciones, son medios de cambio. Ellas en sí no son nada, si nada pueden comprar. Cuando comienzan a estorbar en lugar de facilitar los intercambios comerciales se hace necesaria su adecuación a las nuevas realidades económicas. Es una obligación de la autoridad monetaria, el Banco Central de Venezuela (BCV), que se ha tardado en cumplir, aunque el instituto emisor haya reconocido su necesidad en fechas recientes, e incluso adelantado la posibilidad de emitir nuevos billetes de 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares antes del 2.017… Pero la espera desespera.

Es normal que en naciones donde se ha padecido escaladas de precios aceleradas, como en el caso de Venezuela, se ajusten los sistemas de pago para facilitar las transacciones. Venezuela ha presentado en los últimos tres años indices de inflación que la ubican entre las mayores del mundo. Procesos inflacionarios de tal magnitud terminan corroyendo cualquier moneda y desvirtúa las funciones que como dinero ésta debe cumplir en la economía: medio de cambio, unidad de cuenta y depósito de valor:

• Una buena moneda debe permitir realizar los intercambios sin mayores contratiempos, pero cuando los precios se disparan y para pagar un artículo debes cargar con montones de billetes ya va siendo hora de tener papel moneda de más alto valor nominal.

• Las monedas y billetes de menor valor dejan de ser útiles porque ya casi nada pueden comprar y ya ningún precio está expresado en unidades ni mucho menos en decimales, los ceros a la derecha van creciendo en las etiquetas de precios mes a mes. Ni siquiera nos molestamos en recoger del piso el “sencillo” que miramos en la calle mientras caminamos.

• Se ven afectados los vendedores minoristas que no tienen medios electrónicos para recibir pagos mediante tarjetas de crédito o débito, disminuyendo sus ventas. Los compradores, por seguridad y comodidad, tratarán de no hacer compras en efectivo, para evitar cargar consigo grandes cantidades de billetes.

• Al perder la moneda su propiedad de depósito de valor debido a la erosión de su poder de compra en escenarios inflacionistas, los agentes económicos sentirán el dinero quemarles las manos, cambiándolo rápidamente por bienes. Esto acelera la velocidad de circulación del dinero, lo cual provoca un mayor desgaste de los billetes y obliga a su pronta reposición por parte del Banco Central de Venezuela, acarreando costos mayores de fabricación, gestión, transporte y seguridad.


Con cuántos billetes se paga el Salario Mínimo en Venezuela

Con el anuncio hecho por el presidente Nicolás Maduro el pasado 27 de octubre de 2016, sobre el incremento del salario mínimo en Venezuela en un 20 % a partir del primero de noviembre, el mismo quedará en la cantidad de 27.092 bolívares. Para pagarlo en efectivo con nuestro billete de más alta denominación (Bs. 100), una empresa debe manejar “una paca” de 270 billetes por cada empleado.

Además del salario mínimo, el presidente informó de la modificación de la base de cálculo para el beneficio del Bono de Alimentación (“cesta ticket”) que pasará a 12 Unidades Tributarias (1 UT equivale a Bs. 177) por día trabajado. Quedando este ingreso en Bs. 63.720 mensual (12 UT x 177 Bs. x 30 días). Por lo que el salario integral (Mínimo más Bono de Alimentación) sube a Bs. 90.812.

Si bien es cierto que el patrón no cancela el Bono de Alimentación en efectivo, si no mediante vales, tarjetas, tickets, entre otros instrumentos, igualmente representa una adición al ingreso disponible para gastos en bienes y servicios, por lo que la demanda de los mismos aumentará y en consecuencia los comerciantes deberán disponer de más capital para la reposición de los inventarios. Se prevé entonces que la velocidad de circulación del dinero será mayor, haciendo necesaria una respuesta del BCV mediante la emisión de dinero.

La autoridad monetaria venezolana está obligada a poner en circulación nuevos billetes, de denominaciones más altas. Atendiendo a la necesidad de facilitar el comercio y sustituyendo proporcionalmente parte de las emisiones de numerario de menor valor, sin poner más dinero en términos absolutos en el circuito económico (manteniendo estable la liquidez monetaria), para que de esa manera los resultados sean positivos y no inflacionarios.


NOTA: Agradecemos la colaboración de éste artículo al Econ. Héctor Jiménez, @13CarpeDiem13

Leave a Reply